viernes , 20 octubre 2017
Medicinas complementarias

Medicinas complementarias

En este apartado las participantes describen los diferentes recursos y abordajes complementarios (medicinas complementarias) que utilizaron, así como cambios que realizaron en su estilo de vida -como la dieta y el ejercicio físico- con la finalidad de sentirse mejor.

Las mujeres utilizaron diferentes recursos y productos naturales de manera complementaria a los tratamientos biomédicos, con el propósito de sobrellevar la enfermedad o para paliar los efectos secundarios de los tratamientos. También realizaron diversas actividades corporales para relajarse o con el propósito de lograr un equilibrio emocional durante o posteriormente a los tratamientos oncológicos.

De igual forma, con la intención de relajarse, un grupo de mujeres comentaron su participación en distintas actividades manuales que ofrecen algunos Grupos de Ayuda Mutua, como clases de pintura o costura. Otras asistieron a talleres y charlas sobre crecimiento personal o mejora de la calidad de vida Grupos de ayuda mutua.

Haga clic en las fotografías para ver un vídeo con la experiencia narrada.

NOTA: Si no visualiza correctamente los videos, puede ser debido a que no tiene instalada la última versión del Adobe Flash Player. Si tiene alguna duda puede contactar con nosotros a través del correo electrónico incidencias@pydesalud.com

ABORDAJES

Varias entrevistadas recurrieron por su propia cuenta a terapias o medicinas complementarias tales como acupuntura, reiki y homeopatía o al consumo de productos de herboristería (hongos, tés, vitaminas o productos antioxidantes, jalea real o jarabes de aloe vera, entre otros). En todos los casos, las mujeres habían decidido de manera personal utilizar estos recursos de forma complementaria al tratamiento oncológico convencional. Algunas de ellas recibían recomendaciones de otras mujeres afectadas de cáncer de mama sobre “remedios naturales”, productos de herboristería u homeopatía para paliar los efectos secundarios de la quimioterapia y los utilizaron aunque algunos de estos consejos no fueran recomendados por los profesionales sanitarios o basados en evidencia científica (Quimioterapia).
Varias mujeres decían que alcanzaron un bienestar personal o armonía emocional mediante técnicas de relajación y gimnasia orientales: Tai Chi, Qi Gong, yoga. Otras comenzaron a tomar clases de baile – danza del vientre, de sevillanas – o participaron en grupos de expresión corporal. Algunas comenzaron a practicar ejercicio físico en gimnasios o se integraron en excursiones grupales. Otras en cambio, realizaron sesiones de fisioterapia, recomendadas por su médico.
Otro grupo de personas dudaba de la efectividad de estas medicinas y recursos complementarios y prefirieron solamente la medicina basada en la evidencia científica.
Otro aspecto importante que narraban las participantes de PyDeSalud eran los cambios en el estilo de vida, fundamentalmente en la alimentación, intentando que fuera más sana y equilibrada o incorporando el consumo de productos ecológicos. Otras mujeres, en cambio, decían que ya antes de tener cáncer de mama, llevaban una dieta sana y natural, y que la enfermedad no les había comportado cambios esenciales.
Desde los Grupos de ayuda mutua las entrevistadas explicaban que les ofrecían recursos complementarios, así como atención profesional – psicológica o de fisioterapia – orientada a mejorar su calidad de vida.

Respetando la normativa de la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD),Ley 15/1999, el Equipo de PyDesalud garantiza la confidencialidad de los datos de carácter personal suministrados por los usuarios. Los mismos serán utilizados únicamente para los fines de investigación. Asimismo, se ha diseñado esta página web de acuerdo a las directrices de la Comisión Europea (2002) para ofrecer a los usuarios recursos informativos de calidad, conforme al Código de Conducta que establece la misma.