lunes , 23 octubre 2017
Alimentación y dietas

Alimentación y dietas

Manejar adecuadamente la diabetes, ya sea con o sin medicación, implica comer de forma saludable controlando la alimentación.

Este es uno de los temas prioritarios al que se refiere la mayoría de los entrevistados debido a los cambios que deben realizar para controlar su diabetes. Una parte muy importante del tratamiento de la diabetes consiste en Controlar y manejar adecuadamente la diabetes, ya sea con o sin medicación, significa comer de forma saludable.

Haga clic en las fotografías para ver un vídeo con la experiencia narrada.

NOTA: Si no visualiza correctamente los videos, puede ser debido a que no tiene instalada la última versión del Adobe Flash Player. Si tiene alguna duda puede contactar con nosotros a través del correo electrónico incidencias@pydesalud.com

ALIMENTACIÓN

Una parte muy importante del tratamiento de la diabetes consiste en mantener una alimentación equilibrada. Los alimentos fundamentales que se mencionan son: verduras, frutas, pescado y carne sin grasa.
Respecto al consumo de los hidratos de carbono: pan, arroz, pastas, patatas, etc., los entrevistados describieron la importancia de disminuir su consumo.
Disminuir el consumo de azúcar, aceites, grasas y alcohol es fundamental. Algunas personas contaban de qué manera habían logrado reemplazar los dulces/bollería por frutas, además de ir acostumbrándose a usar sacarina o edulcorante y refrescos sin azúcar.
Otros destacaron que necesitaron mucho esfuerzo para disminuir el consumo de dulces y en algunos casos buscaban productos adecuados para las personas con diabetes. Hay que tener en cuenta que los productos considerados aptos para diabéticos no se deben consumir libremente y que no todos son recomendables (Más información: Glosario e información sobre diabetes.)
Es importante respetar los horarios y hacer ingestas más repartidas durante el día. La mayoría trataba de hacer 5 comidas diarias y esto les ha hecho ser más ordenados y en algunos casos evitar el “picoteo”.
Algunas personas manifestaron que siempre habían llevado una alimentacíón saludable y que no les había implicado grandes cambios ni esfuerzo. En otros casos conocer previamente a alguien cercano que tenía diabetes les había facilitado la adecuación a los cuidados de la diabetes.
Otros señalaron que llevaban muchos años cuidándose con la comida por otros problemas de salud y en ocasiones tuvieron que adaptar aún más las comidas por complicaciones de la diabetes.
A algunos les había costado mucho asimilar los nuevos hábitos y que se necesita fuerza de voluntad y apoyo familiar y social para romper las costumbres que no son beneficiosas para la salud. (Más información: Vida familiar y social)
La mayoría de los entrevistados manifestó dificultades para lograr cambiar los hábitos alimenticios porque estaban muy arraigados, incluso llegando a sentirse un poco desanimados por tener que dejar de comer algunos.
Algunas personas decían que al comienzo de la enfermedad descuidaron el aspecto nutricional porque no percibieron su importancia. Aprender a convivir con la enfermedad es parte del proceso.
Evitar el inicio del tratamiento con insulina era para algunos una motivación para respetar los cuidados en la alimentación. Hay que tener en cuenta que la evolución de la diabetes hacia la necesidad de administrarse insulina puede ser independiente del control estricto de la dieta. (Más información: Manejando la insulina.)
Otras personas refirieron que las personas con diabetes pueden necesitar orientación psicológica para adaptarse a los cuidados requeridos.
Respecto a los modos de preparar los alimentos, los entrevistados destacaron la importancia de evitar las frituras e incluir cocciones hervidas, a la plancha o al vapor y asegurar el consumo de verduras. Se hace referencia a la utilidad de aprender menús y recetas adecuadas.
Lo más difícil para muchos es incorporar el cambio de su dieta de manera sostenida. Decían que hace falta “mentalizarse” y convencerse a sí mismos. Casi todos los participantes comprendieron que debían cambiar los hábitos lentamente.
Algunas personas se tomaron muy en serio el régimen, excluyendo determinados alimentos. Otras, en cambio, decían que pudieron mantener esta actitud estricta sólo durante el primer período.
Otras personas referían el cansancio y la monotonía en las comidas producida por la necesidad de respetar las calorías y el número de ingestas. Para muchos es importante variar los sabores y texturas de las comidas.
La mayoría admitía que para que sea sostenible en el tiempo, la dieta debe respetar también los gustos y placeres que nos brinda la alimentación y adaptarlos a la cultura alimentaria local.
Varias personas dijeron que al comienzo se habían asustado por tener que controlar las calorías o el peso exacto de cada producto alimenticio, pero fueron encontrando estrategias para facilitar esta tarea. Algunos utilizan el sistema de medir por cazos las proporciones en vez de pesarlas.
Para lograr el mantenimiento de la dieta, varios entrevistados destacaron el valor positivo que adquiere el aprendizaje a través de la experiencia y el autoconocimiento de cómo metaboliza cada tipo de alimento, para poder regular los “efectos del azúcar” (Más información: Midiendo los niveles de azúcar).
Preparar una alimentación saludable implica tiempo y trabajo. Puede resultar difícil coordinar las tareas del hogar con las laborales. Mientras que para algunos el ritmo de vida no les facilitaba seguir una alimentación equilibrada (ritmo laboral, las prisas del día a día), para otros dejar de trabajar complicó los cuidados nutricionales (Más información: Manejando la diabetes en el trabajo.)
Mientras algunas personas sentían que los cambios en su régimen alimenticio fueron disminuyendo las ganas de salir y comer fuera, otras personas preferían continuar con su vida social intentando equilibrar lo que consumían. (Más información: Vida familiar y social.)).
En días especiales muchos de los participantes se sentían tentados a excederse un poco con determinados alimentos. Sin embargo, sabían que es necesario tomar otras acciones para compensar. Algunos describen las restricciones asumidas durante las festividades.
Mantener una dieta que permita bajar de peso es útil para el control de la diabetes. Para algunos conseguir bajar de peso poco a poco produce mucha satisfacción. (Más información: Ejercicio físico.)
En otros casos la ansiedad puede provocar mayor apetito lo que dificulta el cumplimiento de los cuidados de la alimentación.
En algún caso se ha hecho referencia a la pérdida de apetito por diversos motivos.
Muchos participantes han hecho referencia a las necesidades de información sobre los cuidados en la alimentación (Más información: Buscando información y apoyo.)
Las estrategias de comunicación utilizadas por los profesionales sanitarios se consideran importantes a la hora de comprender y asimilar las recomendaciones relacionadas con los cuidados en la alimentación (Más información: Comunicación con los profesionales sanitarios.).
Los participantes que mantienen tratamiento con insulina explican las modificaciones y controles que realizan en su alimentación (Más información: Manejando la insulina.)

 

Respetando la normativa de la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD),Ley 15/1999, el Equipo de PyDesalud garantiza la confidencialidad de los datos de carácter personal suministrados por los usuarios. Los mismos serán utilizados únicamente para los fines de investigación. Asimismo, se ha diseñado esta página web de acuerdo a las directrices de la Comisión Europea (2002) para ofrecer a los usuarios recursos informativos de calidad, conforme al Código de Conducta que establece la misma.