miércoles , 13 diciembre 2017
¿Cómo ayudar?
Cabecera Diabetes

¿Cómo ayudar?

El diagnóstico de diabetes conlleva importantes cambios en el estilo de vida del paciente. Si usted es familiar o amigo de una persona con diabetes puede colaborar activamente en los cuidados que debe llevar a cabo. Para ello, preste atención a las siguientes recomendaciones.

Información

  • Conocer más acerca de la diabetes le permitirá ayudar de forma más precisa y personalizada a su familiar o amigo, adaptando los cuidados a sus características específicas y a su estilo de vida. Además, es recomendable que anime a la persona a estar lo más informada posible sobre su enfermedad y de los cuidados que puede adoptar para manejarla adecuadamente.
  • Acompañe a su ser querido a las consultas médicas cuando pueda y anímele a participar en los programas de educación diabetológica. Los profesionales sanitarios les ofrecerán pautas para el manejo cotidiano de la diabetes.

Cuidados

  • Aunque los síntomas de la diabetes no siempre son visibles, no reste importancia a los cuidados. Es fundamental tomar conciencia de la necesidad de introducir cambios en el estilo de vida desde el primer día, para prevenir o retrasar cualquier complicación. (Complicaciones)
  • Es importante que la persona con diabetes adquiera una responsabilidad en sus cuidados. Por tanto, colabore activamente en este sentido, evitando sobreprotegerla.
  • Si convive con una persona con diabetes, tome conciencia de que usted también podría verse afectado por los cambios en el estilo de vida. Mejorar la dieta, practicar ejercicio, llevar un estilo de vida saludable… no sólo beneficia directamente a la persona con diabetes, sino también a las de su entorno. Realizar estos cambios constituye una oportunidad para aprender a cuidarse y a sentirse más a gusto con uno mismo. Transmita reiteradamente este mensaje a la persona con diabetes.
  • Si la persona con diabetes convive con niños, también es recomendable hacerles partícipes de los cambios y cuidados. Recuerde que para la persona afectada es más fácil seguir las recomendaciones médicas si su familia lo acompaña en estos cuidados.
  • Favorezca la dieta y los hábitos de alimentación adecuados al estado de salud de su ser querido, siguiendo las recomendaciones médicas. Una forma de hacerlo es evitar comprar aquellos productos desaconsejados (por ejemplo, dulces). (Alimentación y dietas)
  • Anímelo a practicar ejercicio y acompáñele siempre que pueda. Los profesionales sanitarios pueden aconsejarle qué tipo de ejercicio es más conveniente para su condición física. (Ejercicio físico)
  • En lugar de suspender las actividades de ocio habituales, busque las alternativas que se adapten a las necesidades de salud de la persona con diabetes. Por ejemplo, en lugar de salir a tomar una copa una buena alternativa podría ser dar un paseo caminando. Cuando decidan comer fuera de casa, muéstrese flexible en la elección del restaurante, y procure no incitar a la persona afectada para que coma más, coma alimentos que no le convienen (“por un dulce no pasa nada”) o tome alcohol. Intente ser lo más colaborador posible.
  • Pregúntele a menudo a su familiar o amigo si toma correctamente el tratamiento que le ha indicado su médico. Tomar la medicación correctamente requiere constancia e iniciar el tratamiento de insulina es, generalmente, un momento importante para una persona con diabetes, por lo que conviene que le ayude a aceptar y a normalizar la inyección de insulina. (Manejando la insulina)
  • Es aconsejable que usted aprenda a manejar los instrumentos de medición del azúcar en sangre y a identificar los síntomas que se producen cuando la persona tiene una subida o bajada de azúcar, por si alguna vez necesitara auxiliarla. (Midiendo los niveles de azúcar)
  • A largo plazo, la diabetes puede venir acompañada de complicaciones que conlleven cambios en la vida personal y socio-laboral de la persona afectada. Esté dispuesto en todo momento a ayudarla a aceptar su nueva condición de salud y a adaptarse a los cambios necesarios.

Acompañamiento

  • Trate de acompañar a su familiar o amigo a las visitas médicas, ya que esto es una manera de brindarle apoyo.
  • El diagnóstico de diabetes puede generar sentimientos de preocupación, tristeza o frustración en la persona, debido a que es una enfermedad crónica que requiere cambios permanentes en el estilo de vida. Muéstrese comprensivo con su ser querido, animándole a que exprese libremente sus inquietudes y sentimientos. (Recibiendo el diagnóstico)
  • Tenga en cuenta que las necesidades de la persona varían a lo largo del proceso de la enfermedad. Esté atento a los cambios físicos y emocionales que experimente su familiar o amigo, ya que pueden requerir por su parte ajustes en la forma de acompañamiento.
  • La aparición de complicaciones asociadas a la diabetes (por ejemplo, pérdida de visión, insuficiencia renal, pie diabético…) suele ser un momento doloroso para la persona. Intensifique en este tiempo el acompañamiento y las muestras de cariño a su ser querido, respetando sus sentimientos y estados anímicos.
  • Intente ayudar a normalizar la vida cotidiana de la persona afectada, ya que la diabetes es una enfermedad crónica que le acompañará el resto de su vida: celebrar los cumpleaños, reanudar las actividades de ocio y tiempo libre, recibir amigos es, por ejemplo, una forma de llevarlo a cabo.

Buscar apoyo 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Respetando la normativa de la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD),Ley 15/1999, el Equipo de PyDesalud garantiza la confidencialidad de los datos de carácter personal suministrados por los usuarios. Los mismos serán utilizados únicamente para los fines de investigación. Asimismo, se ha diseñado esta página web de acuerdo a las directrices de la Comisión Europea (2002) para ofrecer a los usuarios recursos informativos de calidad, conforme al Código de Conducta que establece la misma.