Jueves , 17 Agosto 2017
Conviviendo con el cáncer de mama

Conviviendo con el cáncer de mama

La mayoría de las personas entrevistadas por el equipo de PyDesalud explicaba cómo había cambiado su estilo y calidad de vida desde el diagnóstico de cáncer de mama. En este apartado relatan las valoraciones sobre las experiencias vividas y sus perspectivas y aspiraciones presentes y futuras.

Para mejorar la convivencia a largo plazo con el cáncer de mama, las participantes consideraban como una prioridad en la investigación biomédica, la innovación en los tratamientos quirúrgicos y oncológicos, para que sean menos agresivos o disminuyan los efectos secundarios. Otro aspecto que destacaban era la necesidad de mejorar la rehabilitación del brazo debido al linfedema. De acuerdo con nuestras entrevistadas, el mejoramiento de estos aspectos permitiría desarrollar con mayor normalidad el proyecto de vida personal, incluso la maternidad (Ver Terapia hormonal, Efectos secundariosVida sexualImagen corporal) así como una pronta reinserción sociolaboral (Ver: Vida social y amigosVida laboral)  

Muchas de las mujeres expresaron que, aunque eran significativos los cambios físicos y psicológicos tras los tratamientos oncológicos, con el paso del tiempo rescataban los aspectos positivos de haber pasado por la experiencia de esta enfermedad. Por ejemplo, sentían que habían hecho una transformación importante a nivel personal, que les significó un crecimiento individual.

Uno de los aspectos que mencionaban era la necesidad de sentir que habían recuperado su vida normal y el haber aprendido a darse un espacio propio en la vida familiar o cambiar la relación con el trabajo.

Haga clic en las fotografías para ver un vídeo con la experiencia narrada.

NOTA: Si no visualiza correctamente los videos, puede ser debido a que no tiene instalada la última versión del Adobe Flash Player. Si tiene alguna duda puede contactar con nosotros a través del correo electrónico incidencias@pydesalud.com

CONVIVIENDO CON EL CÁNCER DE MAMA

Dentro de los cambios físicos mencionaban cansancio, pérdida de fuerza o resistencia, dificultades para practicar ciertos deportes o actividades recreativas. También presentaban problemas para coger peso o conducir.

Después del shock que había significado inicialmente el diagnóstico de cáncer de mama, la mayoría de las mujeres entrevistadas decían que con el paso del tiempo había ido recuperando el equilibrio emocional y su vida volvía a desarrollarse con normalidad, especialmente una vez acabados los tratamientos oncológicos Proceso de Diagnóstico.

Un grupo de mujeres se refería a la incertidumbre que sentían acerca de su estado de salud futuro y del temor a que reapareciera el cáncer – Recidiva – o desarrollar un nuevo cáncer.

Algunas incluso tenían una sensación de desprotección una vez que les dieron el alta médica, ya que se les había hecho una rutina acudir a los servicios sanitarios. Otras mencionaban que su cáncer de mama se había convertido en una enfermedad crónica y que habían aprendido a convivir con él y que se habían acostumbrado a estar pendientes de acudir a consultas y controles.
Varias personas explicaban que el cáncer de mama les había hecho reflexionar sobre la muerte y que por ello disfrutaban más de la vida cotidianamente.

Dos de las mujeres que participaron en este estudio fallecieron al cabo de unos meses de haber realizado la entrevista domiciliaria.
Muy pocas personas habían tenido un segundo o tercer cáncer o habían desarrollaron una metástasis, pero continuaban esforzándose en afrontarlo con calma a pesar de que llevaban años de tratamientos y revisiones médicas.

Algunas personas habían notado cambios en su personalidad, ya que sentían que su carácter se había dulcificado y que desarrollaron nuevas habilidades personales y sociales, como el manejar mejor las emociones. También habían aprendido a cuidar más de sí mismas, a hacer frente a las dificultades relativizándolas, a concentrarse en el momento presente sin pensar en el pasado o preocuparse por el futuro. Además decían que valoraban más la vida y vivían con más intensidad y que cambiaron el orden de sus prioridades y de preferencias, por ejemplo dedicándoles más tiempo a las personas queridas: familia y amigos.

Otro aspecto que destacaban era que se sentían afortunadas por haber superado el cáncer de mama.

Otras mujeres habían realizado cambios en su estilo de vida: se cuidaban más en la alimentación y hacer ejercicio, disfrutando cada día junto a su familia.

Algunas de ellas una vez que acabaron los tratamientos se habían planteado nuevos proyectos formativos y profesionales Vida Laboral.

Respetando la normativa de la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD),Ley 15/1999, el Equipo de PyDesalud garantiza la confidencialidad de los datos de carácter personal suministrados por los usuarios. Los mismos serán utilizados únicamente para los fines de investigación. Asimismo, se ha diseñado esta página web de acuerdo a las directrices de la Comisión Europea (2002) para ofrecer a los usuarios recursos informativos de calidad, conforme al Código de Conducta que establece la misma.