viernes , 15 diciembre 2017

Presentación y síntomas

La presentación y síntomas de la sarcoidosis son muy variables y difícilmente predecibles, ya que dependen de factores como la gravedad de la enfermedad o el sexo. Algunas personas pueden carecer de síntomas, mientras que otras pueden sentirse enfermas y tener afectadas diferentes partes del cuerpo.

La presentación y síntomas más frecuentes según diferentes estudios son:

  • Síntomas generales: un 66% de los pacientes presentan fatiga generalizada, cansancio y debilidad, siendo más frecuente entre las mujeres. Parecen existir al menos tres formas de fatiga: leve, intermitente y continua o de todo el día, y puede estar asociada a otros síntomas generales como fiebre, pérdida de peso, trastornos del sueño, alteraciones sensoriales y sensitivas, debilidad muscular y depresión.
  • Pulmones: en más del 90% de los casos se produce afectación pulmonar y es la presentación más frecuente. Los síntomas más comunes son: tos seca, dificultad para respirar, sensación de falta de aire y dolor detrás del esternón.
  • Piel: las manifestaciones en la piel son relativamente frecuentes pero muy variables. Pueden aparecer en la cara, en el cuerpo y en brazos o piernas. Pueden ser como un sarpullido, ser parecidas a placas como en la psoriasis, aparecer cambios en el color de la piel o nódulos (bultos). Estas lesiones a veces desaparecen con el tiempo y otras veces pueden dejar una cicatriz. Con frecuencia aparece el denominado eritema nodoso, que son nódulos subcutáneos dolorosos con enrojecimiento de la piel que los cubre. El lupus pernio no es muy frecuente pero es característico de la sarcoidosis, y son alteraciones en la piel, sobre todo en la nariz y mejillas.
  • Adenopatías: son inflamaciones de los ganglios linfáticos, que pueden aparecer en la zona del pulmón o en otras partes del cuerpo. Cuando aparecen fuera de la zona pulmonar pueden generar alarma y es necesario descartar otras enfermedades como el linfoma o la tuberculosis.
  • Ojos: cuando se produce afectación en los ojos lo más frecuente es que sea en forma de uveítis (ojos rojos y llorosos). Otros problemas que pueden aparecer en los ojos son nódulos, sequedad, cataratas o glaucoma.
  • Manifestaciones gastrointestinales: la aparición de síntomas como dolor de estómago después de las comidas, náuseas y vómitos es poco frecuente. La afectación del hígado puede ser más común, observándose en algunos casos la presencia de granulomas. Las enzimas del hígado pueden estar altas, pero lo más normal es que no haya síntomas y raramente precisan tratamiento. El bazo también puede verse afectado, con aumento del tamaño, molestias abdominales y disminución de las células sanguíneas (glóbulos rojos, blancos y plaquetas). Otras complicaciones a este nivel son raras.
  • Riñón: pueden aparecer cálculos (piedras en el riñón), inflamación o problemas en su funcionamiento. Las alteraciones en el metabolismo del calcio son bien conocidas en la sarcoidosis: la manifestación más habitual es la eliminación aumentada de calcio por la orina (hipercalciuria), mientras que la elevación del calcio en la sangre (hipercalcemia), ocurre de forma menos frecuente.
  • Sistema nervioso: en algunos casos pueden producirse lesiones en los nervios, generando síntomas como: dolor de cabeza, cambios en la memoria, afectación de nervios faciales, convulsiones, etc. La neuropatía de fibras finas (afectación de los nervios periféricos) es uno de los aspectos de la sarcoidosis descritos más recientemente, y se manifiesta como dolor, alteraciones en la sensibilidad y en la sensación de calor o frío.
  • Corazón: pueden producirse síncopes, palpitaciones o arritmias. La aparición de granulomas cardíacos puede afectar a cualquier parte del corazón y alterar su adecuado funcionamiento. En estadios avanzados de sarcoidosis pulmonar pueden aparecer problemas de corazón (por ejemplo, lo que se denomina “Cor pulmonale”), sin que esto signifique tener sarcoidosis cardíaca.
  • Huesos, articulaciones y músculos: las alteraciones a este nivel pueden presentarse como dolor de las articulaciones (artralgia) o artritis (dolor con hinchazón), tenosinovitis (inflamación del revestimiento que rodea al tendón) y dolor muscular.
  • Síndrome de Löfgren: es la combinación de eritema nodoso, con artritis y adenopatías (ganglios inflamados y agrandados) en los hilios de los pulmones.

Respetando la normativa de la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD),Ley 15/1999, el Equipo de PyDesalud garantiza la confidencialidad de los datos de carácter personal suministrados por los usuarios. Los mismos serán utilizados únicamente para los fines de investigación. Asimismo, se ha diseñado esta página web de acuerdo a las directrices de la Comisión Europea (2002) para ofrecer a los usuarios recursos informativos de calidad, conforme al Código de Conducta que establece la misma.