Jueves , 17 Agosto 2017
Tratamientos complementarios o alternativos

Tratamientos complementarios o alternativos

Existen otros tratamientos que pueden ayudar a algunas personas a aliviar los síntomas de la artrosis. Estos tratamientos incluyen remedios naturales (herbales), terapias magnéticas (con imanes), aplicación de calor o frío, masajes, o acupuntura.

Muy pocas de estas terapias se han estudiado científicamente.

También existen los suplementos de sulfato de glucosamina, y condroitin-sulfato, que son dos sustancias que se encuentran de forma natural en el cartílago. Estas sustancias están aceptadas por el Servicio Nacional de Salud, y hay algunas pruebas de que pueden regenerar el cartílago dañado por la artrosis, y producir un alivio del dolor comparable al que producen los medicamentos anti-inflamatorios (AINES). De todas formas, es necesario seguir investigando su efectividad contra los síntomas de la artrosis.

Al igual que los medicamentos, estas sustancias también pueden producir efectos secundarios, por ejemplo, malestar de estómago, sarpullidos, fatiga, la glucosamina puede incrementar el azúcar en sangre en personas que tengan diabetes, y el condroitin puede afectar a la coagulación sanguínea. Sin embargo, las pruebas científicas de que disponemos indican que estos efectos son poco frecuentes.

Los científicos siguen investigando para encontrar nuevas formas de tratar la artrosis, o para mejorar los tratamientos que tenemos actualmente. Si a usted le interesa conocer qué nuevos tratamientos se están investigando (por ejemplo, infiltraciones de plasma rico en plaquetas, o concentrados de células de la médula ósea), puede consultarlo con su médico.

Respetando la normativa de la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD),Ley 15/1999, el Equipo de PyDesalud garantiza la confidencialidad de los datos de carácter personal suministrados por los usuarios. Los mismos serán utilizados únicamente para los fines de investigación. Asimismo, se ha diseñado esta página web de acuerdo a las directrices de la Comisión Europea (2002) para ofrecer a los usuarios recursos informativos de calidad, conforme al Código de Conducta que establece la misma.