viernes , 6 diciembre 2019
¿Cómo ayudar al paciente de cáncer colorrectal?
Toma de decisiones en cáncer colorrectal

¿Cómo ayudar al paciente de cáncer colorrectal?

El cáncer colorrectal altera la vida familiar y social de la persona afectada. Y muchas veces la pregunta es ¿Cómo ayudar a la persona con cáncer colorrectal? pues la enfermedad provoca cambios en la comunicación y en las relaciones afectivas. El cáncer colorectal se puede detectar en sus etapas iniciales e incluso prevenir por completo a través de pruebas de detección precoz.

Ante el diagnóstico de cáncer, familiares y amistades pueden llegar a sentirse desorientados a la hora de acompañar en su proceso a la persona afectada. En esta sección se ofrecen algunas pautas para que usted pueda ayudar a personas que hayan sido diagnosticadas de cáncer colorrectal.

Prevenir

  • Infórmese de los riesgos y causas del cáncer colorectal en las secciones: ¿Qué lo puede causar? y ¿Se puede prevenir? Diagnóstico precoz del cáncer colorrectal.
  • A partir de los 50 años, existe especial riesgo de desarrollar cáncer colorectal. Si es mayor de esta edad, realice las pruebas de detección precoz periódicamente. El Sistema Nacional de Salud en España recomienda realizar un test para detectar Sangre Oculta en Heces (TSOH) cada dos años.
  • Si su padre/madre, hermano/hermana o hijo/hija han padecido cáncer colorectal o si usted padece enfermedades inflamatorias, como la  Enfermedad de Crohn o la  colitis ulcerosa, puede que le recomienden pruebas antes de los 50 años.
  • Anime y acompañe a sus familiares y amistades a realizarse estas pruebas.
  • Un estilo de vida saludable puede prevenir la muerte por cáncer. Mantener el peso adecuado, comer bien y permanecer activo pueden ayudar a reducir los riesgos.

Ante la enfermedad

Pedir información

  • Trate de acompañar a la persona afectada a las visitas médicas, ya que es una manera de brindarle apoyo. Además, el impacto del diagnóstico y los efectos de los tratamientos conllevan que muchas veces la persona no esté receptiva para asimilar la información suministrada por los profesionales sanitarios. Aunque usted tome nota de estas cuestiones, evite tomar decisiones que le corresponde tomar a la persona junto a su médico. Por otro lado, durante la visita médica, los profesionales sanitarios podrán ofrecerle pautas para el cuidado de sus familiares o amistades.
  • Conocer más acerca del cáncer colorrectal le permitirá ayudar de forma más precisa y personalizada a la persona afectada, adaptando los cuidados a sus características específicas y a los tratamientos que recibe.
  • Las Asociaciones de Pacientes y Grupos de Ayuda Mutua pueden brindarle información confiable, además de la que pueden ofrecerles los profesionales sanitarios.

Comunicación

  • La comunicación con la persona afectada de cáncer colorrectal puede verse perjudicada. Es necesario que reflexione sobre estos cambios, en lugar de ignorarlo o dar por sentado que “es lo normal”.
  • Pregunte explícitamente a la persona cómo se le puede ayudar, evitando atribuirle un rol pasivo.
  • Escuche a la persona afectada, favoreciendo la expresión de los sentimientos sin presionar, sin provocar.
  • Respete en todo momento los sentimientos y estados anímicos de su ser querido, tratando de no interferir sobre ellos (por ejemplo, juzgándolos).
  • Tenga en cuenta que tranquilizar a la persona afectada no significa ignorar o minimizar la enfermedad, por lo tanto evite “hacer como que no ha pasado nada o que todo está bien” y demuéstrele a la persona que está a su lado para darle apoyo.

Acompañar

  • Tenga en cuenta que las necesidades de la persona varían a lo largo del proceso de la enfermedad. Esté atento a los cambios físicos y emocionales que experimente la persona, ya que pueden requerir por su parte ajustes en la forma de acompañamiento.
  • Es habitual que la atención de la familia y amistades se concentre en las primeras fases de la enfermedad y que vaya decreciendo a medida que el paciente acepta la enfermedad. Reparta sus momentos de cuidado, para evitar que la persona llegue a sentirse sola.
  • Recuerde que el cáncer colorrectal puede considerarse una condición crónica que no finaliza cuando se acaban los tratamientos, pues aún queda realizar un seguimiento periódico. Por tanto, la persona afectada puede requerir de su atención y compañía “una vez que todo ha terminado”.
  • Acuérdese que tanto un ambiente de excesiva sobreprotección como minimizar la gravedad de la enfermedad son contraproducentes.
  • Intente ayudar a la persona afectada a recuperar su vida cotidiana: celebrar los cumpleaños, reanudar las actividades de ocio y tiempo libre, recibir amistades, etc.
  • El cáncer colorrectal puede implicar cambios en los roles familiares y en la distribución de las responsabilidades domésticas y familiares. Busque junto a su familiar la mejor solución para hacer frente a la nueva situación, no dando por sentado lo que es “más conveniente para él/ella”.

Buscar apoyo

  • Las personas más cercanas a quienes padecen cáncer colorrectal pueden desarrollar una gran preocupación por su familiar, amigo o amiga, temiendo por su vida. Por ello, es necesario que estas personas, aunque asuman el papel de cuidadores o cuidadoras, no descuiden sus momentos de descanso y de ocio.
  • Es recomendable que usted comparta con otras personas de su entorno los sentimientos que la enfermedad de su ser querido le producen. Esto le ayudará a reconocerlos y a manejarlos mejor.
  • Los familiares y allegados también pueden encontrar apoyo en las Asociaciones de Pacientes y Grupos de Ayuda Mutua.
  • También puede requerir la asistencia de un psicooncólogo que le ayude a aceptar y a afrontar la enfermedad de su familiar, amigo.

Respetando la normativa de la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD),Ley 15/1999, el Equipo de PyDesalud garantiza la confidencialidad de los datos de carácter personal suministrados por los usuarios. Los mismos serán utilizados únicamente para los fines de investigación. Asimismo, se ha diseñado esta página web de acuerdo a las directrices de la Comisión Europea (2002) para ofrecer a los usuarios recursos informativos de calidad, conforme al Código de Conducta que establece la misma.